jueves, 19 de febrero de 2015

MIÉRCOLES DE CENIZA

Con el Miércoles de Ceniza, la Iglesia dio comienzo a un nuevo tiempo de Cuaresma. La Cuaresma es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón. Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior y nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.

En nuestra parroquia, se celebró el rito de la imposición de la ceniza a los más pequeños y jóvenes a las 17'30 horas, junto con los padres de éstos y con los catequistas de Iniciación Cristiana de Primera Comunión y Postcomunión.

Más Tarde, nuestros sacerdotes D. Enrique y D. Pedro, daban comienzo a la Eucaristía y a la imposición de la ceniza a la comunidad parroquial.

Preparemos nuestro corazón en este tiempo que Dios nos ofrece. Debe ser un tiempo de reflexión de nuestra vida, de entender a donde vamos, de analizar cómo es nuestro comportamiento con nuestra familia y en general con todos los seres que nos rodean. En estos momentos al reflexionar sobre nuestra vida, debemos convertirla de ahora en adelante en un seguimiento a Jesús, profundizando en su mensaje de amor y acercándonos en esta Cuaresma al Sacramento de la Reconciliación. Además, debemos escuchar y leer el Evangelio, meditarlo y creer en él y con ello convertir nuestra vida, siguiendo las palabras del Evangelio y evangelizando, es decir, transmitiendo su mensaje con nuestras acciones y nuestras palabras.







 

¡FELIZ Y SANTA CUARESMA!