LA PARROQUIA EN EL TIEMPO DE CUARESMA, EN CAMINO HACIA LA PASCUA.

sábado, 16 de mayo de 2015

PRÓXIMA PASCUA DEL ENFERMO 2015

El próximo día veintiuno de Mayo (jueves)  a las 17,30 h. tendremos la celebración de la Pascua del Enfermo en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción por estar allí nuestra Patrona la Virgen de Setefilla. El  acto consistirá en celebración de la Santa Misa concelebrada por todos los párrocos de la localidad, seguida de una merienda en salones del Círculo Mercantil Cultural.

Compartimos a continuación las palabras del Papa Francisco dirigidas a los enfermos en su alocución del veintiuno de marzo último, esperamos que nos sirvan  a todos de reflexión:



PALABRAS DEL ENCUENTRO DEL PAPA FRANCISCO CON LOS ENFERMOS
21 DE MARZO 2015

"A vosotros, enfermos, os digo que si no podéis entender al Señor, le pido al Señor que os haga entender en el corazón que sois la carne de Cristo, que sois Cristo Crucificado entre nosotros, que sois los hermanos muy cercanos a Cristo. "Una cosa es mirar un crucifijo y otra cosa es mirar a un hombre, a una mujer, a un niño enfermos, es decir, crucificados en su enfermedad: son la carne viva de Cristo.”

“A vosotros, voluntarios, ¡muchas gracias! Muchas gracias por emplear vuestro tiempo acariciando la carne de Cristo, sirviendo a Cristo Crucificado, vivo. ¡Gracias! Y también a vosotros, médicos, enfermeros, os digo gracias. Gracias por hacer este trabajo, gracias por no convertir vuestra profesión en un negocio. Gracias a muchos de vosotros que seguís el ejemplo del Santo que está aquí, que ha trabajado aquí: servir sin enriquecerse por el servicio. Cuando la medicina se convierte en comercio, en negocio, es como el sacerdocio cuando actúa de la misma manera: pierde la esencia de su vocación.”

A todos vosotros, cristianos de esta diócesis , os pido que no olvidéis lo que Jesús nos ha pedido y que también está escrito en el "protocolo" con el que seremos juzgados: Estaba enfermo y me visitaste (cfr. Mt 25, 36). Sobre esto seremos juzgados. 

"El mundo de la enfermedad es un mundo de dolor. Los enfermos sufren, reflejan a Cristo sufriente: no debemos tener miedo de acercarnos a Cristo que sufre".

"Muchas gracias por todo lo que hacéis. Y rezamos para que todos los cristianos de la diócesis tengan más consciencia de esto y oramos para que el Señor os dé, a vosotros y a muchos voluntarios, perseverancia en este servicio de acariciar la carne sufriente de Cristo. Gracias".