domingo, 27 de marzo de 2016

LA IGLESIA DE SANTA CRUZ CELEBRÓ LA VIGILIA PASCUAL

En la noche de Sábado Santo, acontece el hecho más trascendente e importante para el cristiano: La Resurrección de Cristo. En la Vigilia Pascual recordamos que llegaron las mujeres de madrugada al sepulcro para terminar de embalsamar a Jesús, quien fue colocado con prisa debido a la celebración de la Pascua Judía. Cuando Jesús era hombre lo enterraron como tal, pero como era Dios, no podía permanecer en el sepulcro. Por eso resucitó.

Así, para celebrar esta gran fiesta, a las diez y media de la noche se congregaron fieles en Santa Cruz para celebrar la Vigilia Pascual. Durante esta se realizan tres actos importantes: la Celebración del fuego en donde el sacerdote D. David Larrén bendijo el fuego y encendió el cirio pascual que este año se adornó con el logo del Año de la Misericordia. Luego, el coro parroquial entonó el Pregón Pascual que es un poema escrito alrededor del año 300 que proclama que Jesús es el fuego nuevo.

Posteriormente, durante la liturgia de la Palabra se leyeron lecturas, desde la Creación, siendo la lectura del líbro del Éxodo la más importante que narra el paso de los israelitas por el Mar Rojo cuando huían de las tropas egipcias siendo así salvados por Dios, de la misma manera recuerda que Dios esta noche nos salva por su Hijo.

El tercer acto fue la renovación de las promesas bautismales en el que la asamblea reunida, renunciando a las seducciones y a las obras de Satanás, fueron testigos de la bendición de la pila bautismal. Luego, prosiguió la Santa Misa con la Liturgia eucarística.