jueves, 7 de abril de 2016

UN ENCUENTRO PARROQUIAL PARA CONSEGUIR UN OASIS DE MISERICORDIA

El pasado 5 de abril, a las 17'00 horas, tuvo lugar el Encuentro Parroquial dirigido a todas las pastorales y cuantas personas quisieron asistir. Este encuentro que tuvo lugar en los salones parroquiales se ha llevado a cabo tras los buenos resultados que se obtuvieron en el primer encuentro parroquial que se celebró en el anterior curso pastoral. En esta ocasión, como no podía ser de otro modo, el encuentro giró en torno a las Obras de Misericordia.

Comenzó el encuentro con la oración por el Año de la Misericordia y con una breve explicación de las Obras de Misericordia y charla por parte de nuestro párroco D. Enrique Barrera. D. Enrique hizo constar la necesidad de tener la mirada puesta en Jesús (que nos presenta la Misericordia del Padre) y que la Iglesia tiene la misión de anunciar esa Misericordia. Luego, el Vicario parroquial D. David Larrén daba lectura al pasaje del Evangelio de Mateo donde es el mismo Jesús quien nos manda llevar a cabo la misericordia con el prójimo. El párroco señaló la necesidad de experimentar un cambio radical en nuestra vida tal y como nos propone Cristo y el Papa Francisco en este Año Jubilar, poniendo nuestra mirada en los más necesitados. 

Más tarde, se abordó la puesta en común de reflexiones que previamente los grupos habían preparado. Cada grupo fue exponiendo las conclusiones y compromisos  a que habían llegado (tanto a nivel personal como a nivel de grupo) de cara a este Año de la Misericordia. La Cáritas parroquial de Santa Cruz destacó su labor caritativa que desempeña día a día, y su compromiso por mejorar la calidad del ejercicio de cada una de las Obras de Misericordia; los grupos de Catequesis para Adultos vieron su oportunidad de colaborar todo lo posible con distintos fines sociales (como Cáritas o con el Gesto Diocesano) y transmitir experiencias de fe a personas que no participan en la vida parroquial; la Catequesis de Iniciación Cristiana se marcó centrarse en mantener el compañerismo de grupo; y Pastoral de Salud prevé mantener el proceso de formación permanente en el trato con el enfermo.

Al final del encuentro, se aprobó la propuesta de que, a nivel parroquial, se adquiera el compromiso de impulsar la construcción de un albergue para personas de paso que lo requieran para alguna noche, y trabajar y conocer la pastoral penitenciaria. Tras finalizar el encuentro parroquial se celebró la Santa Misa.

Sirva este encuentro parroquial para transformar nuestra comunidad y que, como dijera el Papa en su “Misericordiae Vultus”, su lenguaje y sus gestos trasmitan misericordia “para penetrar en el corazón de las personas y motivarlas a reencontrar el camino de vuelta al Padre”. Que todos, allí donde estemos presentes, hagamos evidente la misericordia del Padre.