viernes, 1 de julio de 2016

HORARIO DE VERANO: MISAS EN JULIO Y AGOSTO

Hace pocos días que comenzó el verano. Con la llegada de estos calurosos meses, llegan también para algunos las vacaciones y, con ellas, las excusas que ayudan a «relajar» el trato con el Señor. Que hace más calor; pues claro, es verano… ¡que esperabas!

Es por esto por lo que queremos animar a no descuidar nuestro trato con el Señor durante estos meses, y evitar dejar de ir a misa. Porque Dios no es una tarea propia del curso (como el trabajo, los estudios o la actividad de las distintas pastorales) por lo que no debemos desconectar de Él en verano. De Dios no se descansa; Dios también es encuentro de reposo y de alegría.

Este tiempo de verano puede ser la ocasión perfecta para buscar a Dios de otro modo: para escucharle,  para alabarle o pedir de un modo diferente. Para dejarnos acompañar desde el reposo y la alegría. Saber que no estamos solos.

Con ello, apuntamos diez consejos prácticos muy interesantes como forma de vivir el cristiano las vacaciones:
  1. Vive la naturaleza. En la playa o en la montaña, descubre la presencia de Dios. Alábale por la naturaleza tan hermosa.
  2. Vive tu condición de cristiano. No te avergüences en verano de ser cristiano. Falsearías tu identidad.
  3. Vive el domingo. En vacaciones, el domingo sigue siendo el día del Señor; acude a la Eucaristía dominical. Aprovecha porque tienes además más tiempo libre.
  4. Vive la familia. Dialoga, juega, goza con ellos sin prisas. Reza y asiste a la iglesia en familia.
  5. Vive la vida. La vida es el gran don de Dios. No hagas peligrar tu propia vida y evita riesgos a los demás. Ten cuidado especialmente al conducir.
  6. Vive la amistad. Desde la escucha, la confianza, la ayuda, el diálogo, el enriquecimiento y el respecto a la dignidad sagrada de las demás personas.
  7. Vive la justicia. No esperes que todo te lo den hecho. Otros trabajan para que tú tengas vacaciones. Ellos también tienen sus derechos. Respétalos.
  8. Vive la verdad. Evita la hipocresía, la mentira y la crítica.
  9. Vive la limpieza de corazón. Supera la codicia y el egoísmo.
  10. Vive la solidaridad. No lo quieras todo para ti. Piensa en quienes no tienen vacaciones, porque ni siquiera tienen el pan de cada día. La caridad tampoco toma vacaciones. Hagamos especial hincapié en este punto en este Año Jubilar de la Misericordia.

En vacaciones, por tanto, sigue acordándote de Dios y del prójimo. Dios no se toma vacaciones en su búsqueda de amor al hombre. Las vacaciones pueden ser un tiempo excepcional para salir a su encuentro. Y es que en verano, seguimos siendo cristianos. Es más, tenemos una magnífica oportunidad de serlo y de demostrarlo.

En nuestra parroquia de Santa Cruz, para evitar en lo posible el calor, cambiamos el horario de la misa diaria para los meses de Julio y Agosto, estableciéndose de martes a sábado a las 21’00 horas, y manteniéndose la misa dominical a las 12’00 horas.