jueves, 17 de noviembre de 2016

CLAUSURA DEL AÑO JUBILAR Y NUEVAS ORIENTACIONES PASTORALES DIOCESANAS

En la tarde del domingo 13 de Noviembre se convocaba a todas las parroquias, institutos de vida consagrada, movimientos, hermandades, asociaciones, etc. de la Diócesis por un doble motivo: la clausura del Año Jubilar de la Misericordia y la entrega de las Orientaciones Pastorales Diocesanas que van a guiar el caminar de la Archidiócesis entre 2016 y 2021. La convocatoria tenía lugar en la Catedral de Sevilla, lugar en el que, según fuentes del Arzobispado, se dieron cita unos 4.000 fieles y 250 sacerdotes para celebrar juntos la Eucaristía junto al Sr. Arzobispo, mons. Juan José Asenjo y el Sr. Obispo auxiliar, mons. Santiago Gómez Sierra.

Cinco feligreses de nuestra parroquia de Santa Cruz, nuestro párroco D. Enrique Barrera y el Vicario parroquial D. Juan Manuel Sánchez acudieron a esta cita. Monseñor Asenjo, en su homilía, dio gracias al Padre por todos los dones concedidos en el Año Jubilar: “Sólo Dios conoce con precisión los muchos dones de conversión y de vida cristiana que Él nos ha concedido a lo largo de este Jubileo (…). Me consta que el experimentar la misericordia de Dios en nuestras vidas ha movido a no pocos a ofrecer el perdón y la misericordia, reconciliándose con familiares y amigos, rehaciendo relaciones rotas, mirándose a los ojos, dándose la mano, y restaurando la paz, la comunión y la concordia”. También resaltó los incontables compromisos que se han adquirido en este Año ante situaciones de pobreza y sufrimiento; entre ellos, la puesta en marcha del Centro Diocesano de Empleo, “verdaderamente modélico, que quedará como hito visible del Jubileo”. Con todos ellos, “hemos contribuido a hacer más auténtica la vida de la Iglesia, que tiene como primera tarea ser testigo creíble de la misericordia”.

Nuestros obispos hicieron entrega también de las nuevas Orientaciones Pastorales Diocesanas, que tienen como lema “Siempre adelante”, haciéndose mención las cinco líneas de trabajo prioritarias para el próximo quinquenio: “fortalecer el tejido comunitario” de la Iglesia en Sevilla como “estilo de vida alternativo al que nos brinda la cultura secularizada”; potenciar la pastoral de iniciación cristiana, “redescubriendo el catecumenado de acuerdo con el Directorio Diocesano”; apreciar y reconocer la riqueza de la piedad popular, “acompañando y cuidando a nuestras Hermandades y Cofradías, verdadero camino de vida cristiana para muchos fieles”; fortalecer la dimensión social de la evangelización, “sirviendo a los pobres y a los que sufren, como ha venido haciendo nuestra Iglesia desde siempre, pero especialmente a lo largo de la crisis”; y avanzar en la “conversión misionera de los evangelizadores”, “sacerdotes, diáconos, consagrados y laicos”.

El Arzobispo despidió a la numerosa asamblea presentando ante la Virgen de los Reyes con la oración compuesta por San Manuel González, con la que se le pedía a la patrona de la Archidiócesis “que no nos cansemos” ante los esfuerzos por “difundir a nuestro alrededor la alegre noticia del Evangelio”




Fotos:
Archisevilla.org
Miguel Ángel Osuna