LA PARROQUIA EN EL TIEMPO DE CUARESMA, EN CAMINO HACIA LA PASCUA.

martes, 15 de noviembre de 2016

XX ESCUELA DE OTOÑO DE CÁRITAS ENFOCADA A LA ENCÍCLICA 'LAUDATO SII'

El pasado fin de semana del 4 al 6 de Noviembre, más de 400 voluntarios de Cáritas celebraron en Pilas la 'XX Escuela de Otoño' de Cáritas Diocesana de Sevilla, un momento de nuestro ser voluntario donde se reflexiona, se convive, se forman y se celebra de forma compartida la fe y experiencia de acción.

La Escuela llevó como lema este año “Instrumentos de Dios en el cuidado de la Creación” y fue inaugurada por el Obispo auxiliar, monseñor Santiago Gómez, que constó de dos ponencias sobre la Encíclica del papa Francisco que dieron pie a un trabajo en grupo por talleres. 

La primera de las ponencias, el viernes tarde, bajo el título de ‘Laudato Sii, Clamor de la Tierra, Clamor de los Pobres’ corrió a cargo de D. Julio Martínez Martínez, SJ, rector de la Universidad Pontificia de Comillas. El sábado por la mañana, tras la celebración de la Eucaristía, tuvo lugar la segunda ponencia, a cargo de Dña. Inmaculada Alonso Mercado, titulada ‘Llamados a cuidar la Casa Común desde el compromiso con los más pobres. ¿Qué nos dice Laudato Sii a Cáritas’. La ponencia pretendió contemplar la herida del planeta, a través de la interconexión de todas las criaturas y se propuso un decálogo para iluminar la vida en talleres, dividido en aspectos sociales, económicos y espirituales, y terminando con una reflexión final y una llamada a la implicación y al compromiso.

Los cristianos y, en especial, los voluntarios de Cáritas están llamados a “vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios” porque no es algo opcional ni un aspecto secundario de la experiencia cristiana, sino una exigencia de nuestra fe y del anuncio del Evangelio (LS 217).

Esta conversión supone, en primer lugar, un reconocimiento del mundo como un don recibido del amor del Padre, y en segundo lugar, implica una amorosa conciencia de no estar desconectados de las demás criaturas.

Durante la vigésima edición de la Escuela de Otoño tuvo lugar la presentación del proyecto de Cáritas Diocesana ‘Bioalverde’. Este proyecto, al hilo de la encíclica del Papa Francisco, muestra que es posible otro modelo de relaciones socioeconómicas, ya que a través de la agricultura ecológica, más respetuosa con el planeta, se crean varios puestos de empleo de inclusión.

Pero, quizás, la parte más productiva de la Escuela fue el trabajo en talleres a tres niveles: social, económico y espiritual. Especialmente emotiva resultó la parte social, donde un subsahariano del 'proyecto Nazaret' narró su experiencia. La jornada del sábado terminó con una velada a cargo del grupo ‘Yerbahuena’, y un rato de convivencia nocturna.

Ya el domingo tuvo lugar la presentación de la campaña ‘Enlázate por la Justicia’. Posteriormente, D. Luis Guitarra y Dña. Carmen Sara Floriano pusieron música y letra a todo lo trabajado y aprendido durante los talleres. Fue la forma escogida para "bajar a lo profundo de la vida" y, allí, encontrarse con el regalo de reconocernos parte de una única familia humana, llamada a adecentar la Tierra y a cuidar de nuestra bella y a menudo maltrecha Casa Común.

La Escuela de Otoño culminó con la celebración de la Eucaristía, verdadera fuente que debe alimentar la vida del voluntario de Cáritas.


 



Fotos: caritas-sevilla.org