LA PARROQUIA EN EL TIEMPO ORDINARIO