LA PARROQUIA EN EL TIEMPO ORDINARIO

lunes, 15 de enero de 2018

LOS NIÑOS DE CATEQUESIS RENOVARON SUS PROMESAS DEL BAUTISMO

En ocasiones, algunas parroquias dedican una celebración a renovar las promesas del bautismo en el transcurso de la catequesis de iniciación cristiana, que precede a la Primera Comunión. Es ésta una práctica pastoral bien fundada y coherente con la teología de los sacramentos y el sentido de esta catequesis de iniciación pues se da a conocer a padres y niños el significado del Bautismo (a veces desconocido).

 «Renovar la fe (se afirma en el catecismo) sellada en el bautismo, es un signo de que ésta crece y progresa a lo largo de toda su vida.» Así, con esta celebración, los pastores y catequistas persiguen: que los niños caigan de alguna manera en la cuenta de que su participación en la catequesis está en conexión con su condición de bautizados; que se hagan conscientes de la correlación que hay entre su bautismo y su Primera Comunión; y por último, que se orienten hacia una opción más personal de ser cristianos de verdad, discípulos de Cristo e hijos de Dios, como corresponde a su condición de bautizados.

Con estas intenciones, los niños que en los próximos meses de abril y mayo recibirán por primera vez a Cristo en la Eucaristía, renovaron las promesas del Bautismo el pasado sábado 13 de Enero, generalmente acompañados por sus padres y también por algunos de sus padrinos de Bautismo. Los catequistas de Iniciación Cristiana de la parroquia acompañaron a estos niños de los siete grupos de catequesis en este acto en el que ellos mismos renovaron las promesas de su bautismo para que toda la comunidad cristiana supiera que quieren seguir viviendo como cristianos tal y como sus padres y padrinos pidieron a la Iglesia hace tiempo.

El celebrante, D. José Miguel Campos, hizo reflexionar a padres y niños a que no olviden que habían declarado ante Dios y ante la comunidad cristiana su decisión de vivir como cristianos de verdad, animándoles a continuar participando de la parroquia tras la Primera Comunión.

Rogamos al Señor que llene de su Espíritu a estos niños para que cumplan con entusiasmo estas promesas.