LA PARROQUIA EN EL TIEMPO ORDINARIO. ABIERTO EL PLAZO DE INSCRIPCIÓN PARA LAS CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN PARA ADULTOS: DEL 1 AL 31 DE OCTUBRE.

jueves, 26 de abril de 2018

COMIENZAN LAS PRIMERAS COMUNIONES EN LA PARROQUIA

El próximo sábado 28 de abril, los primeros grupos de niños de nuestra parroquia recibirán su Primera Comunión. 

Un total de 82 niños y niñas recibirán el sacramento de la Eucaristía. Durante tres años, estos niños (repartidos en siete grupos) han estado preparándose de la mano de sus catequistas para este momento tan importante en sus vidas.

Y en estos tres años, con el apoyo del catecismo recomendado por la Diócesis, se ha conducido a los niños a una confesión de fe en Jesucristo, a quien hay que conocer, amar e imitar. Los niños, con el catecismo, han tenido un tesoro en sus manos, pues contiene la Buena Noticia que la Iglesia nos enseña: 'Dios nos ha entregado su amor por medio de su Único Hijo, Jesús, nacido de la Virgen María'.

Dentro del proceso catequético, allá por el pasado mes de enero, los niños tuvieron una celebración especial para renovar las promesas bautismales; y en estos días, reciben también el sacramento del perdón. Es por tanto el turno ahora de recibir por primera vez al Señor en la Eucaristía. Ha sido muy positiva la implicación de los padres en todo este recorrido, por lo que el papel de la familia es muy importante: participar junto con los niños en actividades, acompañarles a la misa...

Los primeros turnos de comuniones tendrán lugar el sábado 28 y domingo 29 de Abril (a las once de la mañana). Igualmente, en mayo, los días 1, 5, 6 y 12, en el mismo horario.

Destacamos el papel de educar en la fe de los catequistas de Iniciación Cristiana de la parroquia, su interés y compromiso como "catecismos vivos". Aún con las dificultades que se suelen dar en cualquier tarea, consta que todo lo viven con la confianza puesta en el Señor, apoyados en Él y fortalecidos por el Espíritu Santo.

Pedimos a Dios que estos niños y niñas continúen conociendo a Jesús y a su Iglesia y no se quede en sólo una única comunión, sino la primera de muchas.