LA PARROQUIA EN EL TIEMPO DE CUARESMA, EN CAMINO HACIA LA PASCUA.

jueves, 15 de noviembre de 2018

EXPERIENCIAS DEL EQUIPO PARROQUIAL DE CÁRITAS EN LA XXII ESCUELA DE OTOÑO

Cáritas Diocesana de Sevilla celebró el pasado fin de semana su tradicional 'Escuela de Otoño' que este año alcanzaba su vigésimo segunda edición y que en esta ocasión se ha desarrollado bajo el lema ‘Cáritas, un corazón que ve’.

El evento, al que acudieron 430 voluntarios de las distintas Cáritas parroquiales, estuvo presidido por el delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Sevilla, D. Carlos González; así como su director, D. Mariano Pérez de Ayala que dio la bienvenida a los participantes para asistir “a uno de los momentos más importantes del año ya que sirve para seguir formándose y seguir creciendo, pero también es un gran momento de convivencia”.

A dicho evento acudieron un año más tres miembros del equipo parroquial de Cáritas, quienes tuvieron la oportunidad de contemplar y cuestionar su acción dentro de la comunidad parroquial donde incidieron en que cualquier mirada no bastaba en la realidad que viven, sino que hacía falta una mirada profunda desde la fe de Jesús para ver como Él ve y mirar a los que mira Jesús

El equipo parroquial quiere destacar la ponencia de D. Vicente Altaba, exdelegado episcopal de Cáritas Española, que fue el encargado de realizar la ponencia inaugural bajo el título ‘El compromiso del voluntariado desde una espiritualidad de hondura’ donde dejó frases importantes como que “Cáritas no se entiende si no es desde la espiritualidad y la realidad social”; “Caridad implica una profunda experiencia del amor de Dios, que es lo único que salva”; “Caridad es hacernos cargo los unos de los otros”; “necesitamos educarnos en la escucha, hemos de ver con los ojos pero también con el corazón”; “nuestra opción debe ser por los pobres y no por la pobreza” o “servir a los pobres es luchar contra las causas de la  pobreza”.

Junto con las notas musicales y reflexiones del grupo IXCIS, se vivió un momento acogedor y lleno de entrega donde las canciones y vivencias de los voluntarios se mezclaron en una gran vigilia para ponerle el broche perfecto a un gran sábado.

El domingo participaron también otras organizaciones de la Iglesia que trabajan con migrantes y refugiados: las misioneras claretianas, Espacios Berakah, CVX- Comunidad Mambré, Asociación Claver y el Proyecto Nazaret de Cáritas Diocesana.


La celebración de la Eucaristía dominical fue presidida por el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, que puso el final a un encuentro que, una vez más, ha tenido como único objetivo, formar a los agentes de Cáritas desde la llamada que Dios nos hace a ejercer la caridad con sumo cuidado y entrega, dando las herramientas y la atención adecuada a los más vulnerables.

"Que todo el fruto que dé, sea para gloria de Dios y de nuestros hermanos".