LA PARROQUIA EN EL TIEMPO DE CUARESMA, EN CAMINO HACIA LA PASCUA.

lunes, 12 de septiembre de 2016

SOLEMNE TRIDUO EN HONOR A NUESTRA MADRE

Hoy 12 de Septiembre, la Iglesia celebra el Dulce Nombre de María, nombre con el que conocemos a la Virgen de nuestra parroquia. Queremos en este día felicitar a nuestra Madre, pidiéndole que siga protegiendo con su manto a la parroquia e intercediendo por las peticiones que recibe de su feligresía.

Según se cuenta, el origen del Dulce Nombre de María hace referencia a los ocho días después del nacimiento de la Virgen, en el cual sus padres le impusieron el Nombre. El hecho de que la Santísima Virgen lleve el nombre de María es el motivo de esta festividad, instituida con el objeto de que los fieles encomienden a Dios, a través de la intercesión de la Virgen María, las necesidades de la iglesia, le den gracias por su omnipotente protección y sus innumerables beneficios, en especial los que reciben por las gracias y la mediación de la Virgen María.

Por este motivo, nuestra parroquia está de fiesta, y celebrará SOLEMNE TRIDUO durante los días 16 y 17 de Septiembre a las 8 de la tarde, y el domingo 18 a las 12 del mediodía. Los tres días, antes de la celebración de la Eucaristía, se rezará el Santo Rosario y se terminará con el ejercicio de Triduo. Las intenciones en este triduo será el viernes 16 por los enfermos y los necesitados, el sábado 17 por la paz en el mundo, y el domingo 18 por la Comunidad parroquial de Santa Cruz (al término de la celebración eucarística de este día, se celebrará besamano a la Santísima Virgen). En la liturgia de estos cultos participarán todos los grupos parroquiales y estarán amenizados por el coro parroquial.

Y como la mejor muestra de nuestro amor a la Virgen y a su Niño es ayudando a aquellos que más lo necesitan, se invita a los fieles a realizar OFRENDAS DE ALIMENTOS, productos que serán repartidos entre las familias que atiende la Cáritas parroquial. Se hace hincapié en los productos que más escasean: leche, cacao en polvo y aceite, para que acudamos a los cultos ofreciendo especialmente estos productos.

Animamos a todos los feligreses y devotos del Dulce Nombre de María a que participen en estas celebraciones y mostremos a nuestra Reina nuestro compromiso de colaborar con Ella y ofrecernos como instrumentos pues Ella necesita de nosotros: necesita nuestras manos, nuestros ojos y nuestros corazones para poder realizar su gran misión intermediadora en medio de nuestra comunidad parroquial.