jueves, 2 de marzo de 2017

LA PARROQUIA INICIA LA CUARESMA

Con la celebración del Miércoles de Ceniza, nuestra Parroquia se unía a la Iglesia Universal para dar comienzo a la Cuaresma, el período de 40 días dedicado a la oración, al ayuno y a la limosna como preparación para celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

En este día se efectuó el rito de la imposición de la ceniza en la cabeza de los fieles mientras el sacerdote nos recordaba las siguientes palabras: “Conviértete y cree en el Evangelio”. Estas cenizas (cenizas de los ramos de olivo del año anterior) simbolizan a la vez el pecado y la fragilidad del hombre. Cubrirse de cenizas significa, según ritos antiguos, hacer un reconocimiento público por el cual nos declaramos frágiles, incapaces, pecadores, en busca de la misericordia de Dios.

Los más pequeños de la parroquia se dieron cita con sus catequistas a las 17’00 horas para participar en este rito de la ceniza, y a las 19’00 horas se celebró la Eucaristía presidida por D. Juan Manuel Sánchez para el resto de fieles.

La señal de penitencia que es la ceniza en la cabeza se ha de convertir para nosotros en una pregunta: ¿A quién estamos buscando? Una pregunta que tenemos que atrevernos a hacer en este camino que son los días de preparación para la Pascua; la ceniza cae sobre nuestras cabezas, pero ¿cae sobre nuestro corazón?