jueves, 14 de marzo de 2019

III ENCUENTRO DIOCESANO DE PROYECTOS DE MUJER

Las protagonistas de los diferentes proyectos parroquiales de mujer que Cáritas acompaña en la Archidiócesis se reunieron en las Ruinas de Itálica (Santiponce) en la mañana del pasado miércoles día 13 de marzo en el marco del III Encuentro diocesano de proyectos de Mujer bajo el lema "La mujer que mueve el mundo"

Nuestra Cáritas parroquial con su proyecto de mujer 'De la Cruz a la Luz' participó en dicho encuentro junto a otros 10 proyectos específicos de mujer procedentes de sus respectivas Cáritas parroquiales; 160 personas entre participantes, voluntarias y técnicas.

Aprovechando el reciente Día Internacional de la Mujer, con este evento además de apostar por la convivencia, se pretendía que la sociedad se diera cuenta de que las mujeres son personas válidas y maravillosas; de que todos, hombres y mujeres por igual, pueden aportar en el día a día, en sus familias, sus barrios, sus entornos y trabajos. 

Las ruinas de Itálica pueden ser un claro ejemplo de que lo derrumbado puede ser hermoso y tener valor a pesar del paso del tiempo, que se puede reconstruir lo derruido: la mujer puede cambiar el mundo y salir de la situación en la que se encuentra tomando como base todas las fortalezas que tiene y apostando por su empoderamiento.

Además de conocer un poco más la historia de Itálica y cómo se desarrollaba, se aprovechó para que entre las participantes pudieran compartir, conversar y pasear en un ambiente de naturaleza para romper con su rutina

Terminado el paseo, tuvo lugar una actividad donde se pudo ver cómo se apuesta por la unión y que los muros con los que se encuentran a diario vayan siendo menores: por ello, las participantes pegaron, en un muro de papel creado para la ocasión, sus cualidades, virtudes y mensajes de esperanza en forma de ladrillo con el objetivo de representar que poco a poco ese muro va a ser más visible con unos pilares que, como los que se podían ver en Itálica, seguirán sólidos con el paso de los años, pasarán de generación en generación.

Y antes de comer, algunas de las participantes leyeron un manifiesto.