miércoles, 18 de noviembre de 2015

CRÓNICA DEL SOLEMNE TRIDUO A SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ

Un año más, la Parroquia de Santa Cruz consagró el Solemne Triduo a Santa Ángela de la Cruz en los días 10, 11 y 12 de Noviembre, en el horario habitual de misa. Este año se celebraba de manera especial, pues la Compañía de las Hermanas de la Cruz está de fiesta con la recién proclamada Santa María de la Purísima, el pasado 18 de octubre en la Plaza de San Pedro de Roma por el Papa Francisco. En la liturgia de estos tres días de triduo participaron todos los grupos de la parroquia.

El primer día de triduo, nuestro Vicario Parroquial D. David Larrén celebraba la Eucaristía, haciendo una mención especial en la homilía a Santa Ángela, describiendo su vida. Así, Larrén recordó a María de los Ángeles Guerrero González quien nació en Sevilla el 30 de enero de 1846 y se convirtió en la fundadora de la congregación “Instituto de las Hermanas de la Cruz” dedicada a ayudar a los pobres y a los enfermos. Se pudo saber más de la juventud de "Madre Angelita" (como cariñosamente la conocían) siendo zapatera y de sus varios intentos por ser incorporada en distintas congregaciones religiosas, pero que por su delicado estado de salud, se vieron truncados. Desde este primer día, los fieles pudieron escribir sus intenciones en papel, intenciones que serían llevadas a la Casa Madre de Sevilla para que las propias Hermanas de la Cruz pidan la intercesión de su fundadora por dichas intenciones. Cada día, al terminar la Eucaristía, se daba también lectura al Ejercicio de Triduo.





D. Pedro Pérez se ocupaba de celebrar la Santa Misa el segundo día de triduo. En su homilía, D. Pedro se centró en la vida de esta santa sevillana y de otros santos conocidos, con la visión puesta en lo que definió el carisma de Santa Ángela en la Iglesia: subir a la Cruz, frente a Jesús, del modo más semejante posible a una criatura para ofrecerse víctima por la salvación de sus hermanos los pobres. Así lo afirmaba la Santa en algunos de sus escritos: "Hay que hacerse pobres con los pobres... Para aconsejar a los pobres que sufran sin quejarse los trabajos de la pobreza, es preciso llevarla, vivirla, ¡qué hermoso sería un instituto que por amor a Dios abrazara la pobreza, para de este modo ganar a los pobres y subirlos hasta El".





Con la Exposición del Santísimo, y el rezo del Santo Rosario, comenzó el tercer día de triduo, memoria de San Josafat, obispo y mártir, cuya Eucaristía fue presidida por nuestro párroco D. Enrique Barrera. Barrera quiso recordar a Santa Ángela como un modelo a imitar por todos los cristianos, como servicio a los pobres, a los enfermos... en definitiva, a los más necesitados. Al terminar la Eucaristía, los fieles pudieron besar la Sagrada Reliquia que posee la parroquia, dando fin una vez más a este Solemne Triduo con el que nuestra parroquia recuerda a esta querida santa de nuestra tierra.






"Santa Ángela de la Cruz,
ruega por nosotros"